SUNDAY MORNING en la Sala Flyhard: Alunizaje sin contratiempos


Por Juan Marea.
Cuando tu realidad no te convence, puedes fingir que perteneces a otra. De ese modo, empezarás a sentirte vivo. Así le ocurre a los personajes de SUNDAY MORNING, dos farsantes persistentes que se cuelan en un “thriller” con la intención de quedarse.
El espectador de La Sala Flyhard, acurrucado en la deliciosa estrechez de su platea, tropieza con ellos en una comisaría un sábado por la tarde muy llevadero. Reconociendo rápidamente las claves del subgénero, se lanzarán artistas y público a la caza de un nuevo psicópata, tan cercano como inalcanzable.

La nueva propuesta de Carol López se inscribe sin dudar en el entretenimiento pueril siempre tan agradecido para congelar la realidad cotidiana. López recurre como principal baza a la “guerra de sexos” y la sitúa en las trincheras de un contexto de suspense muy deudor de las actuales tendencias televisivas.
Se trata, pues, de proporcionar un retrato reconocible de la soledad compartida en que parece haberse convertido el juego de la seducción hoy en día. Los giros constantes en el desarrollo de la pareja protagonista, una especie de Cybill Shepherd y Bruce Willis locales cuya “luz de luna” pide a gritos teñirse de un humor negro que no llega a brotar en medio de una intriga policial prometedora en su inicio pero estancada una y otra vez por culpa de su indefinición.
SUNDAY MORNING adolece, pues, de una falta de consistencia dramática que no está a la altura de sus carismáticos intérpretes: La garra de Nausicaa Bonnín y las maneras inquietantes de Isak Férriz deben lidiar con los abundantes guiños del texto a los clichés. Una y otro se encaran a lo largo de la historia en busca de una complicidad que no llega a cuajar a pesar de sus esfuerzos. La falta de valentía de la trama queda más subrayada por una dirección poco firme.Sin embargo, en medio de las sospechas y las pistas falsas, emerge la mirada ambigua de Bonnín, sabuesa vocacional capaz de lo más tierno (comiendo rosquillas casi letales) y lo más salvaje (al mostrar un peculiar sentido de la amistad por quien, indefenso, le abrió la puerta al paraíso). Y, sobre todo, la portentosa voz de Férriz, capaz de helarnos la sangre, de dejarnos sin aliento e, incluso, de obligarnos con su autoridad a encontrar por su personaje (y por López) la inspiración que le llevó a visitarnos en la Flyhard.

SUNDAY MORNING se representa en la Sala Flyhard de Barcelona hasta el 3 de marzo de 2016.

Déjanos tu comentario, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: