DIES NORMALS en el Versus Teatre: Desdentados en La Gran Manzana


Por Juan Marea.

Nos gustaría vivir en una comedia musical: bien acurrucaditos entre sus melodías bonitas y la ligereza de su argumento. Apenas protestaríamos porque sabríamos que, al final, todos nuestros problemas existenciales se resolverían a golpe de notas sostenidas. Y claro, ¡sí!, encontraríamos el amor por el que llevábamos suspirando por lo menos desde la obertura del espectáculo.

El Versus Teatre de Barcelona ofrece de jueves a domingo DIES NORMALS y, en ella, se dan de bruces las ganas de repartir bondad artística del sensible Warren, el aburrimiento académico de Beth, el cuelgue amoroso de Jason y el bloqueo emocional de Claire. Los cuatro fueron diseñados por Adam Gwon para representar esa Nueva York ideal que “nadie puede aguantar solo” y donde aún creemos que se sortean oportunidades vitales a mansalva.

La pretensión de Gwon con sus criaturitas es la de refrendar una vez más que la soledad compartida supone la llave para entrar en el paraíso. Pero Adam olvida que el llavero, para sujetar bien, debe tenir consistencia. Y, aquí, sus personajes son simpáticos pero anodinos, jóvenes pero sin brío y prometedores pero cobardes. Con ellos, nos tomaríamos un café y seguramente no se nos ocurriría volver a quedar. Sus conflictos, los de quienes ya no pueden ser considerados adolescentes, resultan claramente distinguibles. Sin embargo, la superficialidad con que el libreto los expone es demasiado evidente.

La puesta en escena de Ferran Guiu confía principalmente en las habilidades canoras de los intérpretes y consigue un tono intimista agradecido en momentos como los que defiende Xavi Duch, cuyo tránsito de la ternura a la comicidad acaba siendo lo mejor del reparto, potenciando una expresión corporal delicada y desenfadada. Le sigue una expresiva Lourdes Fabrés que, a pesar de su tendencia al histrionismo, consigue llenar de encanto los instantes en que Beth batalla contra su propia ansiedad para alcanzar la codiciada paz espiritual. Y después están los descafeinados Víctor Gomez y Gracia Fernández, muy lejos de sus pizpiretas interpretaciones en “Ojos verdes” y “Flor de Nit”. Guiu olvida que el hecho de tener entre manos una obra enteramente cantada implica también una orientación dramática en la dirección artística y no llega a extraer de los actores composiciones con entidad pues a menudo se encuentran en el escenario inmovilizados sin que tampoco sepan sacar provecho de los elementos escénicos.

Se impone, pues, en el espectáculo una atmósfera de leve pasatiempo que esboza historias, despliega canciones y refuerza la “zona de confort” del público. Y dejemos para la vida real el espectáculo más apasionante…

DIES NORMALS se representa de jueves a domingo.

Déjanos tu comentario, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: